Tailândia

Tanto já se falou deste país e mesmo assim foi uma surpresa.
Recomendo claramente este país pois ele satisfaz todos os gostos: boas praias; cultura; budismo na sua máxima expressão e uma mega cidade.

Chiang Mai – Tailandia

Desta cidade pode-se dizer muito … tem 300 templos …tem o maior mercado nocturno da àsia … campos de elefantes, desportos radicais …
Como lá chegar:
De bangkok há voos directos com diversas companhias: thai airlines, nok air, air asia … e se comprado com tempo não custa mais que 20/30€.
Onde ficar:
Manathai – um splendia hotel com muita classe e com preço muito interessantes – 40/60€ dependendo do mês, está situado mesmo ao lado do night market e do centro da cidade
Além deste hotel existem hoteis caros e baratos em cada esquina
A não perder:
Andar de elefante – no elefant camp
Os templos são muitos mas estes não pode perder:
Wat Phra Sing – construido no século XIV, com uma das figuras do Buda mais veneradas
Wat Doi Suthep – é o mais importante de Chiang Mai e sobresai no cimo de uma montanha; a uma altura de 1676 metros, para chegar lá nada mais fácil que subir os 306 degraus (para os que não aguenta existe um funicular)
Os mercados:
Night market – todos os dias ruas e ruas de compras, desde imitações, a artesanato, a roupa ….
Sunday Market – como o próprio nome diz é ao domingo e gigante, prolongando-se até à meia noite, vende e tudo e pode-se assim comer de tudo. Uma fantástica opção para conhecer o pulsar da Tailândia
Para comer:
Spicy – Sunday market – fantástico restaurante numa lateral do sunday market
Sites interessantes:

Vietname

vietnameDia 22 – 18 de Marzo Kep – Chau Doc

Con pena, como siempre, dejamos atras otro pais y entramos en Vietnam.Para variar, nos levantamos a las 6 am y nos metemos rapidamente en un taxi hasta la frontera con Vietnam cerca de Chau Doc. Es un paso fronterizo poco utilizado por turistas asi que somos claramente centro de atencion, en la salida de Cambodia y en la entrada a Vietnam.Desde el paso fronterizo, andamos 1 km con las maletas bajo un sol abrasador hasta llegar a la siguiente localidad. Una negociacion agotante acaba con nosotros montados en dos motocicletas, cada una con un chofer y una maleta, para hacer los 22 km hasta Chau Doc.Chau Doc es una ciudad en el principio del Delta del Mekong de pequenho tamanho pero con algun atractivo, mucho ritmo y casi ningun turista occidental. Los mercados dicen mucho sobre los paises y este nos muestra claramente que hemos cambiado de pais. Mucho mas organizado, variado, limpio y hasta mejor construido. Los precios son mas baratos que en Cambodia y la negociacion tiene menos margen.Alquilamos un barco de remo, y nos cruzamos el rio hasta la otra orilla para ver las aldeas flotantes, con casas en la superficie y piscifactorias en la parte hundida de las casas.Por la tarde, alquilamos una motocicleta y nos metemos en la marabunta humana que es el trafico motero en Vietnam. Adelantamientos, pitos, risas, cruces inesperados, peatones, hasta 5 personas en un scooter…. los primeros minutos son estresantes hasta conseguir entrar en el espiritu y convertirte en uno mas.Nuestro objetivo es Sam Mountain, una montanha sagrada a 6km de Chau Doc, donde hay templos de casi todas las religiones, formas y colores: budistas, cantoneses, en la montanha, con forma de pagoda, hasta una iglesia cristiana. El mas bonito, un templo casi colgante en el medio de la ladera construido mitad fuera, mitad escabado en la roca. Despues de visitar algunos templos y pagodas, subimos hasta la cima de la montanha donde nos espera una fantastica vista del delta y sus canales y rios. Al fondo, una colinas que pertenecen ya a Cambodia. Es la hora de la puesta de sol y los colores son fantasticos.En el medio de millones de motos, volvemos para Chau Doc, nos damos una ducha en el hotel y vamos a cenar. Hoy toca darnos un pequenho homenaje asi que cenamos en el hotel Victoria, una fantastica fondue vietnamita por la fortuna de 25 dolares los dos…

Dia 23 – 20 de Marzo Chau Doc – Can Tho

Desde la frontera hoy nos adentramos en el Delta del Mekong, hasta Can Tho capital y ciudad localizada en el puro centro de esta region de Vietnam. Tras otro madrugon, un cyclo (carrito pegado a una bicicleta) nos lleva a a nosotros y a las maletas (parece increible) a la estacion de autobuses donde cogemos una Minivan hasta Can Tho.Tres horas despues, llegada a Can Tho y traslado en Mototaxi hasta el hotel donde, cansados como estamos, nos relajamos unas horitas. El almuerzo es fantastico en un restaurante llamado Mekong donde entramos en contacto con algunas maravillosas especialidades de la zona, rollitos vietnamitas frescos, wan tan frito y pez caramelizado cocinado en compota de barro. El resto de la tarde nos damos una vuelta por la zona cercana al rio y preparamos los proximos dias en el Delta, excursiones a los mercados flotantes y homestay.Nos llevamos un disgusto grande porque no va a ser posible ir al archipielado de Con Dao como teniamos previsto. Solo hay 4 vuelos por semana desde Saigon y estan todos llenos. Vamos a tener que cambiar de planes.Cenamos en un balcon de una antigua casa colonial. La comida aqui es algo fuera de los normal.
Hotel: Kim Tho
Restaurantes: Mekong y Nam Bo, excelentes.

Dia 24 – 21 de Marzo Can Tho

Hoy es dia de mercados flotantes asi que nos levantamos y a las 6 de la manhana ya estamos en un barquito con una guia que nos va a llevar a los dos principales mercados flotantes de la zona, Cai Rang y Phong Dien.Cai Rang esta a 7 km de Can Tho y es un mercado enorme en el que los barcos “mayoristas” traen frutas y hortalizas de las huertas del delta y las venden a quien despues los vende en los mercados locales. Muchas de estas personas, viven en estos barcos, menos apretados cuanta mas mercancia tienen. Pasamos rapido por este mercado pues queremos llegar al otro y este lo vamos a ver el dia que durmamos en una casa local.Phong Dien es otro tipo completamente diferente de mercado. A 20 km de Can Tho, los barcos aqui son mas pequenhos y las cantidades transaccionadas son de uso familiar. El sistema tiene gracia: en un recodo del rio, los barcos llegan y a unos metros apagan los motores y comienzan a utilizar los remos para entrar entre la marabunta de barquitos. A partir de ahi van chocando, empujando para hacerse sitio, ven las mercancias, compran, venden, pagan, cobran, pelan una fruta para comerla, y socializan. Cuando llegamos somos los unicos turistas pero despues de un rato llegan 4 o 5 barcos mas. Hasta aqui no llegan demasiados pues han sido mas de dos horas de barco.Despues de un rato en el que nuestra guia compra, pela y nos ofrece una pinha deliciosa, comenzamos el regreso. Despues de 4 o 5 km, se desvia y nos adentramos en los canales, al principio los canales principales y despues los mas secundarios. El momento algido llega en un canal minimo, donde el bote casi ni puede avanzar por la poca profundidad y porque el motor se enreda en las miles de bolsas de plastico. El agua aqui se mueve mucho menos y el olor es fuerte. Nuestra guia se ha pasado todo el dia absolutamente tapada porque detesta el sol; viste un pijama, unos calcetines con un lugar especial para poder meter el dedo gordo del pie en las sandalias, gorro y mascara protectora. Derepente, comienza a emitir unos sonidos nasales y a apuntar para la orilla del canal, no entendemos hacia donde. Para el barco, y empieza a recoger, entre gritos de emocion, unos pececitos de unos 3 o 4 cm de tamanho. Despues se quita el gorro, la mascara, los calcetines, se arremanga, se lanza fuera del barco donde, hundida hasta hasta la cintura, continua recogiendo peces… un momento hilariante.Desde aqui, dos horas mas de paseo entre canales hasta Can Tho. Son ya casi las dos de la tarde cuando llegamos. La tarde la pasamos descansando y organizando nuestro destino alternativo a Con Dao, que sera Hoi An.Volvemos a cenar fantasticamente.
Hotel: Kim Tho
Restaurante: Phuong Nam

Dia 25 – 22 de Marzo Can Tho

Por primera vez desde hace varios dias nos hemos permitido dormir casi 8 horas. El cuerpo lo agradece. Despues de desayunar pasamos el resto de la mañana preparando cosas para los próximos dias: comprar vuelos, reservar hoteles, definir objetivos…Despues de comer, nos dirigimos a turismo para empezar la actividad que tenemos prevista para hoy: dormir en una casa particular del Delta. Nuestra guia, Kate, es una vietnamita graciosa divertida y de espiritu muy independiente. Nos recoge en un taxi y en media hora estamos en las afueras de Can Tho, entrando en nuestro hogar para esta noche. El dueño de la casa, que tiene un jardin enorme, ha construido un anexo de bambú con unas colchonetas en el suelo que alquila a turistas. El jardin es bonito, con varios estanques, porches donde relajar, una jaula con una serpiente enorme y otra con un cocodrilo.Durante un par de horas, nos relajamos en una hamaca. Después, nos dejan unas bicicletas y Kate nos lleva a dar un paseo por el campo del Delta. Durante dos horas recorremos los caminos que van paralelos a los canales, menos concurridos cuando más nos alejamos de Can Tho. Podemos observar los campos de arroz, las casas más grandes que en la ciudad, huertos de frutales, gente bañandose en los canales, cenando a las 5 de la tarde o grupos de hombres que, acabada la jornada de trabajo, beben un rice wine con los amigos en el jardin. Este paseo completa nuestra visión del Delta con aquella que ayer tuvimos desde los canales.Alejados de los sitios más turisticos, las personas son mucho más afables, nos saludan alegremente, sonrien y se comportan con más naturalidad, dejando de vernos como billetes de dolar andantes… Algunos grupos de hombres miran a Carla y hacen comentarios entre risas que la guia prefiere no traduzir.De vuelta a la casa, la familia ha preparado una deliciosa cena vietnamita. Spring rolls, ensalada de papaia, pescado y cerdo caramelizado. Solo el jefe de familia, Uc, se sienta con nosotros para comer. No habla mucho inglés pero con la ayuda de Kate nos vamos entendiendo. El momento es delicioso.Al acabar salimos a dar una vuelta con Kate y Uc al mercado nocturno que hay a 300 metros de la casa. Aqui no hay turistas y la camisa que compro cuesta 75 centimos.Cuando se viaja, nuestros momentos favoritos son aquellos en los que, sin saber por qué, dejas de sentirte un turista ajeno a todo lo que te rodea y pasas a sentirte absolutamente integrado en le medio; no es como si fueses un local, pero si un extranjero que hace parte del paisaje y del momento. Sentados en este mercado alejado de los circuitos normales, entre medio de unos 150 vietnamitas que ven una pelicula china en un plasma mientra beben cafe y se relajan al final del dia, tenemos uno de esos momentos. Durante un rato, somos el centro de atención pero nadie nos quiere vender nada, solo nos miran con curiosidad y sonrien. Los niños nos dicen hello y otras cosas en vietnamita. La vendedora de café no nos intenta cobrar el doble de lo normal y Kate y Uc nos hablan de la vida del pais y la importancia de su independencia después de muchos siglos de dominio chino, frances y americano.Volvemos al hotel, bebemos algo en uno de los porches de jardin y nos metemos en la cama. Son solo las 21:30 pero asi es la vida por aqui.vietname (811)

Dia 26 – 23 de Marzo Can Tho – Ho Chi Minh City (Saigón)

A quien madruga, dios le ayuda. Y en el campo, todavia más, así que a las 6:00 nos levantamos, desayunamos con Uc, charlamos un rato y a las 7:00 pasa a recogernos un barco para llevarnos a Cai Rang, el mayor de los dos mercados fluctuantes que ya habiamos visitado hace dos dias. No por ser experiencia repetida pierda el sabor y el colorido.Después volvemos a Can Tho, donde nos despedimos de Kate y damos un paseo hasta la hora de comer. Inmediatamente después, recogemos nuestras cosas del hotel y vamos al speed boat que nos ha de llevar a HCMC (o Saigón como se llamaba hasta la reunificación de Vietnam después de la guerra americana). El viaje de barco dura unas 5 horas en las que atravesamos el laberinto de rios y canales que el Delta forma en esta región. El capitán del barco es todo un tipo: llega 10 minutos tarde escondido detrás de unas enormes gafas de sol, saca el barco del muelle y lo lleva durante 15 minutos para después pasar el timón a uno de sus ayudantes y ponerse a dormir. Solo cuando entramos en Saigón recupera su lugar.Saigón es una ciudad muy grande, de tráfico infernal por causa de los 4 millones de motos que se calculan circulan por sus calles, con un look moderno y un nivel de actividad frenético. Como no puede ser de otra forma, el primer taxista, nos engaña poniendo un taximetro alterado que funciona 3 0 4 veces más rápido de lo normal. Por suerte, nuestro hotel está muy cerca del muelle donde nos deja el barco y el timo solo nuestra 3 dólares y una sensación de frustacion.Llevamos 4 0 5 dias en Vietnam y ya nos han intentado engañar descadaremente en 6 ocasiones, casi siempre sin éxito. Esto nos produce sensaciones encontradas sobre este pais y sus gentes que llegan a ser fantásticos en los momentos que consiguen no vernos como billetes de dólar andantes.Duchita en el hotel y salimos a dar un paseo y a cenar, maravillosamente por cierto. La ciudad tiene, en la parte que vemos hoy, un aire más europeo que otras ciudades grandes que hemos visto antes como Phnom Penh o Bangkok.Después de beber una copita en una terrazita, nos volvemos al hotel.
Restaurante: The Temple Club
Hotel: Sophia Hotel

Dia 27 – 24 de Marzo – Ho Chi Minh City

Saigón es una ciudad de compras y mercados. Y a la visita de estos mercados dedicamos nuestra primera mañana en Saigón. Más o menos turisticos, los mercados en Asia siempre son bonitos de ver, y las compras y el regateo una actividad muy estimulante.A la hora de comer, vamos a la zona de mochileros, Pha Ngu La, donde compramos un tour para ir a visitar los tuneles de Cu Chi al dia siguiente.Después de comer un buen Pho (la sopa nacional), nos subimos en un cyclo y vamos a visitar el museo de la guerra. Como ya nos ocurrió con los killing fields y la prisión S21 en Phnom Penh, es una experiencia aterradora. El museo cuenta la historia absurda de esta guerra colonialista, expone algunas máquinas utilizadas por ambos bandos durante el conflicto y tiene una enorme coleccion de fotografias. Lo más sobrecogedor es el rincon donde se explican las consecuencias de la guerra quimica que los EEUU llevaron a cabo sistemáticamente durante esta guerra. El Napalm y el agente naranja son los tristres protagonistas. Lo que más nos impresiona, comentamos sobrecogidos, es que todas estas fotos de deformidades, quemaduras, amputaciones, bebés amorfos que continuan naciendo, no son solo fotos; todavía se pueden ver en cada esquina del pais.Para recuperarnos de esta experiencia traumática, pasamos las siguiente dos horas en un spa. Tras un breve paso por el hotel, vamos a un espectáculo de marionetas en el agua. Los mecanismo utilizados son un secreto, pero este espectáculo tan tipico de vietnam consiste en manipular una serie de marionetas sobre una especie de minilago del que solo vemos una parte, pues detrás de las cortinas estén los marioneteros. El espectáculo consiste en unas 20 minipiezas que relatan episidios históricos y de leyenda del país, así como momentos de la vida cotidiana. Las marionetas bailan, luchan, pescan, cazan, juegan, nadan, hasta uno de los dragones echa fumo por la boca. El espectáculo es precioso, divertido, de un colorido fantástico y con un perfección técnica que nos deja con la boca abierta.Cenamos en unos restaurantes de calle cerca del mercado. Una vez más, la comida es deliciosa.

Dia 28 – 25 de Marzo HCMC -Hoi An

Hoy por la mañana, hemos visitado los tuneles de Cu Chi. Un complejo de más de 250 km de tuneles y bunkers que los soldados del Viet Cong construyeron durante la guerra con los franceses y ampliaron durante la guerra con los americanos. El objetivo era proteger el final del camino de Ho Chi Minh por el que el Norte abastecia de armas y viveres a las guerrillas del sur.Durante años, americanos y franceses se vieron sorprendidos porque a pocos kilometros de sus bases y de la capital del sur, el VC realizaba ataques de enorme eficacia y después se evaporaban. Se intentó de todo para descubrir y destruir este sistema, bombardeos, quemar la selva, rociarla de napalm, infiltrar soldados americanos en los tuneles, meter perros adiestrados. Todo con muy bajo éxito. Sólo al final de la guerra, cuando ya estaban en retirada consiguieron destruir una parte de los tuneles con bombardeos salvajes desde B52, que permitian hacer crateres de muchos metros de profundidad.Para dos personas claustrófobicas como nosotros, lo más estresante de la visita es intentar imaginar a estos soldados arrastrandose por tuneles por los que un occidental de tamaño normal no cabe y a 30 metros de profundidad. Me falta el aire solo de describirlo ahora. Los tuneles que se permiten visitar ahora son versiones ensanchadas para turistas occidentales, y, aun asi, puedo decir que los 100 metros que recorri fue una experiencia agustiosa y muy sofocante pues el calor es terrible.Tras la visita, volvemos a HCMC donde damos un paseo, comemos y volvemos al hotel para recoger nuestras cosas. El viaje en taxi hasta el aeropuerto es toda una aventura en medio de la hora punta. Es imposible describir con palabras el efecto de millones de motos rodeandote por todos los sitios, pitando, metiendose por el medio, con una persona o hasta con 5….En el aeropuerto encontramos una pareja de australianos, Greg y Karem, que han estado en la visita a los tuneles con nosotros y que tanbién van para Hoi An. Como el vuelo está atrasado, bebemos unas cervezitas con ellos.Cuando finalmente llegamos a Hoi An, son casi las 11 de la noche por lo que a duras penas conseguimos un sitio para cena y nos vamos para la cama.
Hotel: Long Life Hotel Hoi An

Dia 29 – 26 de Marzo Hoi An

Después de la decepción de no poder ir a Con Dao como habiamos previsto, hemos escogido Hoi An como alternativa para destino final de nuestra Luna de Miel. Y parece que no podiamos haber escogido mejor.Hoi An es una pequeña y deliciosa ciudad de la costa central de Vietnam. Patrimonio Mundial de la humanidad, la convivencia de varias culturas por tratarse de un importante puerto comercial, da a Hoi An un aspecto caracteristico, que mezcla elemsentos chinos, japonesos, colonialistas francesas y vietnamitas de una forma que enamora a cualquiera.Además, la ciudad tiene una gastronomia excelente, es el centro de compras de textiles más importante de Vietnam con más de 200 sastrerias, tiene la playa a 5 km, una antigua ciudad Cham a 50 km y un parque natural marino a una hora de barco. En definitiva, el destino perfecto poner un broche de oro a nuestra experiencia indochina.Pasamos nuestra primera mañana en la fiebre de las compras. El sistema es simple, vas al sastre y en unas horas te hacen a medida y por precios irrosorios para nosotros, cualquier cosa que les pidas: camisas, zapatos, vestidos, trajes,…. Puedes incluso, mostrar una foto con un vestido que te guste y pedir que lo intenten replicar. Y lo consiguen con más que razonables resultados. Solo nos queda la duda si toda esta ropa nos se irá deshacer después de utilizarla dos veces en europa.Esta primera mañana encargamos nuestros primeros testes, para ver como va saliendo la cosa. Por la tarde, alquilamos una moto y nos vamos a la playa. En realidad, la playa de Hoi An es el final de un arenal de 30 km que empieza en Danang y acaba aqui y que se llama China Beach.En la parte más cercana a Hoi An hay una serie de restaurantes de playa con tumbonas, donde nos instalamos comodamente a leer, dormir y comer. Qué vida tan dura….Cuando el sol se pone, damos una vuelta con la moto y regresamos al hotel. Ducha y a cenar en uno de los fantasticos restaurantes del rio. A pesar de los consejos que la Lonely Planet y de una holandesa que conocimos durante el dia, escojemos un restaurante sin referencias. Muy bonito pero la comida no es nada del otro mundo.Restaurante: Cargo ClubHotel: Long Life Hotel

Dia 30 – 27 de Marzo – Hoi An

Hoy nos toca visitar el parque marino de Cham Island, donde pretendo hacer un par de inmersiones de buceo.A las 8:00 am nos recogen en un minibus en el hotel, que nos lleva hasta el lugar desde donde va a salir el barco de los buceadores, en la desembocadura del río que pasa por Hoi An. Desde allí, una hora y cuarto muy movida de barco para llegar hasta el conjunto de islas que componen Cham Island. La primera inmersión resulta fantástica. La visibilidad supera ampliamente los 12 metros, los corales son muy bonitos y vemos algunos peces muy interesantes: un pulpo enorme, una barracuda gigante, trigger fish, morenas, lion fish, además de todos los habituales peces de arrecife de coral. El final del buceo transcurre entre desfiladeros y cuevas lo que le añade más sensación de aventura. Carla se queda en la superficie haciendo snorkle y, con una visibilidad tan buena consigue seguirnos durante casi todo el tiempo, y ver casi todos estos peces.Entre una inmersión y otra el barco se desplaza a otro arrecife de coral, y Carla, junto con el resto de snorkles se va a la playa de la isla principal. Para el segundo buceo tenemos mucho peor visibilidad, aunque también vemos algunas cosas bonitas, principalmente dos caballos de mar.Todo el grupo de 20 personas almuerza en la isla principal, donde los pescadores tienen un restaurante. El ambiente es fantástico entre los buceadores, la gente del centro, y los locales que se hacen cargo del barco y los equipos.Después de relajar un rato en la playa, hacemos el trayecto de regreso en el barco y hasta el hotel. Donde nos damos un ducha y nos vamos a ver como han quedado las ropas que habíamos encargado el día anterior en las sastrerias. Sorprendidos positivamente por los resultados, completamos el pedido del dia anterior con algunas cosas más….Para cenar hoy decidimos no arriesgar y seguir el consejo de varios guias y personas con las que hemos hablado e ir al Café des Amis. Este pequeño restaurante junto al río, pertenece a Mr. Kim, todo un personaje que nos recibe con una cerveza en la mano y mostrandonos todos los comentarios que españoles y portugueses han dejado en su libro de visitas. Mr Kim solo nos pregunta si queremos carne o pescado y partir de ahí empiezan a llegar platos fantásticos mientras el se sienta con nosotros a ratos y nos cuenta anecdotas de su vida; desde los tiempos en que era provador de comida para los generales del ejercito de Vietnam del sur hasta sus experiencias cocinando en Europa. Todo un tipo. Para beber probamos el Dalat Wine, el vino local, que tiene un sabor muy debil pero que entra a toda velocidad acompañando los picantes y la sed después de un día de excursión.Para acabar, Mr Kim nos invita a pasar para dentro del restaurante para ver por la televisión, una reliquia con unos 30 años, un concurso de fuegos artificiales que está teniendo lugar estos día en Danang.
Restaurante: Café des Amisvietname (803)
Hotel: Long Life Hotel

Dia 31 – 28 de Marzo – Hoi An

Hoi An es un elección perfecta para nuestra despedida de la luna de miel.Hoy nos hemos levantado, sin prisa, que ya basta de madrugones, desayunado, y alquilado una moto para ir a la playa. Antes de instalarmos en las hamacas de nuestro restaurante, aprovechamos la moto para dar una vuelta más larga por China Beach. En el camino, nos hemos vuelto a reencontrar con nuestros amigos australianos que, a pesar de ser las 11 de la mañana, han estado enseñando a una señora como servirles un vodka con zumo de piña…Después de pasar el resto del día por la playa regresamos a Hoi An sobre las 5, pasamos por el hotel y hacemos una supervisión del estado de nuestras compras, llevandonos ya una parte y mandando hacer unos retoques a todo lo que no está perfecto. Cruzamos el río y, con el fin de aligerar peso de nuestras maletas cambiamos dos de los libros que ya hemos leido, en el local de un americano que desde hace dos años se dedica a cambiar libros y a leer en este fantastico lugar.Hoy tampoco arriesgamos con la cena y vamos a otra recomendación que ya nos han dado: el riverside lounge, un restaurante gestionado por unos austriacos con un menu fantástico que solo es eclipsado por el sabor de sus mojitos.Hoi An es un sitio especial de noche, de eso ya nos habíamos dado cuenta los dias anteriores, pero hoy se supera. Hoy hay un apagón solidario de una hora a partir de las 20:30h, que se aprovecha para convertir en un festival cuyo protagonista principal son las velas que, en pequeños cuencos de papel, se sueltan en el río para que floten arrastradas por la corriente. Todo el mundo sale a la calle para ver el espectáculo y el ambiente es fantástico. No vamos a tener la suerte de coincidir con el festival de la luna llena que hay todos los meses aqui, pero lo de hoy tampoco esta mal. Mientras paseamos en un barquito por el río, rodeados de miles de velas y observamos la felicidad que todo el mundo parece tener aqui, comentamos que parece una ciudad de sueños este Hoi An.Hotel: Long Life HotelRestaurante: Riverside Lounge